Al sur del Cáucaso, al norte de Irán, existe un país que ha sufrido genocidio y división, al pie del legendario monte Ararat, y que se regocija en tesoros arquitectónicos, símbolos de la fe cristiana. Es un pequeño país que han querido desaparecer del planeta y que por su carácter valiente ha sobrevivido.

Historia y fe

Cultural e históricamente, Armenia se considera parte de Europa, pero su localización en el Cáucaso meridional la sitúa entre Europa y Asia, siendo un país transcontinental. Poblado desde 4000 años a. C., en el año 600 a. C. se estableció el reino armenio bajo la dinastía Oróntida que gobernó intermitente en la región hasta alcanzar su auge en 95 a. C., bajo Tigranes II el Grande. Todos conquistaron Armenia y los romanos dejaron unas construcciones muy importantes, como el templo de Garni, y fue el primer país en el mundo en adoptar el cristianismo como religión oficial de Estado, en 301, por influencia de Gregorio I El Iluminador, considerado hoy en día santo patrón de la Iglesia apostólica Armenia. En el año 405, Mesrop Mashtots creó el alfabeto armenio.

 

Ocupada sucesivamente por los persas, los árabes, el Imperio Bizantino, los mongoles, dividida por los turcos y rusos, Armenia, en la Primera Guerra Mundial, era la gran sospechosa para los otomanos que encarcelaron a los intelectuales en abril de 1915, y deportaron a muchos armenios que murieron en el camino. Fue el primer genocidio del siglo, en el que más de un millón y medio de armenios murieron.

La república de Armenia peleó contra Turquía y perdió la mitad de su territorio y la otra parte fue invadida por el Ejército Rojo y se volvió república soviética dentro de la URSS hasta su independencia en 1991.

Yereván

Aterrizamos de noche en el aeropuerto Zvartnots y nos instalamos en el elegante Gran Hotel Yereván, en el corazón de la ciudad, en la plaza Charles Aznavour. Yereván (también Ereván) es una ciudad donde me sentí a gusto, con gente muy mediterránea y un ambiente muy acogedor. Pasamos por la avenida peatonal del Norte y llegamos a la Plaza de Libertad donde está el Teatro de la Ópera y Ballet, obra del arquitecto A. Tamanián, con un aire soviético. El diseño y la maqueta del edificio fueron presentados en la Exposición Mundial de 1936, en París, y galardonados con el Gran Premio.

Muy cerca encontramos la Cascada, el monumento de Tamanián y otras estatuas entre las que están las de Fernando Botero. Es un complejo arquitectónico monumental de cinco plantas en cascada, con exposiciones de arte moderno y el monumento a la Madre Patria. Visitamos el Museo de Historia en la gran plaza de la República con su fuente que canta, donde pudimos ver las piezas más relevantes de la historia ancestral de Armenia.

Seguimos al Museo del Genocidio alojado sobre la colina y que nos invita a una muda e impresionante contemplación de un genocidio que tuvo lugar, mientras el mundo entero observaba sin moverse, y luego visitamos el Memorial Tsitsernakaberd, un monumento solemne dedicado a las víctimas del genocidio armenio. Paseamos por las calles del centro, observando la gran plaza, las tiendas elegantes y disfrutamos de una deliciosa cena en un restaurante local donde llegaron los novios con los invitados de la boda. La fiesta con música y baile se armó.

Yereván – Santa Hripsime – Echmiadzin – Santa Gayane – Zvartnots – Yereván

Salimos temprano del hotel para descubrir Echmiadzin, donde visitamos la iglesia de Santa Hripsime que data de 618 d. C. Es un ejemplo excepcional de la arquitectura medieval, con aire solemne. La luz tenue hace vibrar la iglesia y las velas la hacen bailar. Visitamos la Catedral construida en 303 d. C., la primera catedral construida en el siglo IV, y la iglesia de Santa Gayane (630 d. C.), descubriendo que Hripsime y Gayane fueron monjas martirizadas en una de las primeras persecuciones a los cristianos. Echmiadzin es el lugar de residencia del catholicós, cabeza de la Iglesia apostólica de Armenia. Según los Anales del siglo V, san Gregorio tuvo una visión de Cristo bajando del cielo y golpeando la tierra con un martillo de oro para indicar donde debía erigirse la nueva catedral. El misticismo llena el ambiente y era admirable la fe de la gente que venía a rezar y encender sus velas. Comimos en un restaurante del pueblo, con su patio decorado por viñas que es a la vez una escuela de arte donde los alumnos aprenden a pintar, dibujar y a hacer alfombras. Admiramos esas obras de arte rústicas y auténticas. En el camino de vuelta, visitamos las ruinas del templo de Zvartnots (643 d. C.), una catedral circular del siglo VII que, según la leyenda, tenía una acústica sorprendente. Solo unas piedras y unos arcos son los testigos de su belleza pasada.

Regresamos a tiempo para ir de shopping, caminar por las calles de Yereván, hundidos en la muchedumbre donde nos perdimos.

Yereván – Gueghard – Garni – Yereván

El calor era fuerte, seco e hirviendo y buscábamos la sombra. Visitamos Matenadarán o Instituto Mashtóts de investigaciones sobre los manuscritos antiguos. Es uno de los conjuntos de manuscritos y documentos más ricos del mundo, donde se conservan 17,000 antiquísimos manuscritos, cubriendo todas las áreas de la cultura Armenia. Pudimos admirar unos libros hermosos decorados de miniaturas excepcionales, finas y pintadas de manera delicada. Es un tesoro de la humanidad que por sí solo bien vale el viaje a Armenia.

Nos fuimos por una pequeña carretera en la montaña, paramos en el Arco de Charents, construido en 1957 por Rafael Israelyan y ofrece unas vistas panorámicas inolvidables del prodigioso y bíblico monte Ararat, cuendo el tiempo lo permite. Seguimos el camino hasta llegar a la región de Kotayk, y nos detuvimos en el templo de Garni, construido en el siglo I d. C. por el rey Tiridates I de Armenia, típico ejemplo de la arquitectura romana, justo al lado de unas hermosas villas.

Almorzamos en Garni, disfrutando de la tradicional barbacoa armenia khorovats, preparada al horno, acompañada por el delicioso pan lavash elaborado en casa en horno de barro. Se pega en las paredes del horno hasta que está cocido.

Llegamos al monasterio de Gueghard, de los siglos XII y XIII, construcción arquitectónica única en la provincia de Kotayk, parcialmente excavada en la montaña rodeada por acantilados. Pertenece a la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Visitamos el mercadillo de artesanías Vernissage, al aire libre, abierto solo los sábados y domingos.

Yereván – Khor Virap – Noravank – Goris

Siguiendo la hermosa planicie cultivada al pie del monte Ararat, llegamos al monasterio de Khor-Virap (siglos IV al XVII) donde estuvo encerrado el promotor de la Iglesia armenia, san Gregorio, hasta que el cristianismo pasó a ser la religión oficial del país en el año 301. Es la imagen más emblemática de Armenia: el monasterio dominado por el imponente monte Ararat a sus espaldas. El monte es el símbolo nacional de Armenia, sin embargo, por los avatares de la historia, las conquistas y peleas de sus vecinos, el monte que recibió el arca de Noé queda actualmente en la parte turca de Armenia. El monasterio es un edificio hermoso, con sus iglesias que se llenan con cantos de los rezos y misas.

Continuamos nuestro viaje en la región de Vayots Dzor, pasando por un desfiladero rocoso con impresionantes visitas al valle de Amghou, rodeado de acantilados rojos y grises, hasta llegar al monasterio de Noravank –que significa Nuevo Monasterio- (siglos XIII-XIV), la única iglesia del país que conserva un relieve con la representación de Dios Padre que, bajo el símbolo del Espíritu Santo, bendice con una mano el Crucifijo y mantiene en la otra la cabeza de Adán. El entorno es soberbio y el monasterio que invita a la meditación presenta una estrecha escalera externa que lleva al segundo piso. Comimos junto a un río donde las aguas bajan de la montaña.

Pasando por los altiplanos a 2,000 metros, descubrimos un gran lago antes de llegar a un balcón natural con vista a un impresionante barranco. Tomamos un vertiginoso y larguísimo teleférico que lo cruza para llegar al complejo monástico de Tatev, de los siglos IX-XIII, que fue un centro de enseñanza medieval muy importante para toda la región. Ese monasterio amurallado cuenta con una soberbia iglesia donde la luz baila al penetrar por sus estrechas ventanas y es como una música celeste. Es impresionante por su arquitectura y su situación al borde del precipicio.

Nos alojamos en el encantador pueblo de Goris donde el tiempo se ha pasmado y visitamos la antigua ciudad tallada en la roca. El hotel tenía un jardín que parecía el Edén.

Goris – Karahunj – Selim – Sevan – Dilijan

Visitamos el observatorio antiguo de Karahunge o Zorats Karer construido hace 5,500 años, donde las piedras están dispuestas para permitir la observación de las estrellas y los astros, algunas con perforaciones que corresponden al camino de los astros. Visitamos Karavansaray de Selim (s. XIV), un intrigante caravanserai en el paso a 2,400 m, por donde pasaba la Gran Ruta de la Seda.

Seguimos a Sevan que se caracteriza por su inmenso lago Sevan, el más grande de Armenia y uno de los lagos de alta montaña más extensos del mundo. Descubrimos un sorprendente cementerio donde las lápidas lucen unas cruces que compiten una con la otra por su belleza y tallado elegante. Visitamos el complejo monástico de Sevanavank que se encuentra en la península (siglo IX) y fue fundado por la princesa Mariam. El monasterio domina el lago y diseña así un paisaje místico destinado a complacer la religión cristiana. Disfrutamos de una comida típica de la región a la orilla del hermoso lago. Seguimos a la ciudad de Dilijan donde se puede encontrar varias tiendas de souvenirs y allí nos alojamos en medio del bosque.

Dilijan – Haghpat – Sanahín – Frontera con Georgia

Seguimos recorriendo la provincia de Lori desde donde bajamos hacia una impresionante barranca por la que fluye el río Debed. Visitamos el complejo monástico de Haghpat (siglos X-XIII), donde Alejandro de Macedonia daba sus discursos. Llegamos al pueblo de Sanahín donde destaca el monasterio fundado en el siglo X, Patrimonio de la Humanidad junto con el monasterio de Haghpat, que tiene la pretensión de ser más antiguo que este.

Las dos localidades y sus monasterios son similares en muchos sentidos, y se miran la una a la otra desde una formación de meseta erosionada, separadas por una profunda grieta. Ambos monasterios pertenecen a la Iglesia apostólica Armenia y Sanahín cuenta con numerosas jachkares (en armenio ‘cruz de piedra’, son piedras con elaborados grabados representando una cruz) y tumbas de obispos. El pueblo también es conocido por los hermanos Anastas y Artyom Mikoyan, de familia muy pobre, de reconocida trayectoria en Armenia. Anastas Mikoyan fue ministro de Relaciones Exteriores en tiempos de Stalin y Artem Mikoyan fue creador de los aviones MiG. Esos dos monasterios son joyas de la arquitectura armenia, situados en un entorno excepcional.

Llegamos a la frontera con Georgia donde nos estaban esperando. Mi viaje por Armenia había terminado, me sentía lleno de una cultura que no conocía mucho antes de ese viaje y que me sorprendió. Los monasterios son unas joyas del mundo, tesoros que se tienen que conservar y Armenia es un país que abruma por su riqueza.

CÓMO IR

www.HFluxurytravel.com www.travelquest.com.mx [email protected]

[email protected]

T. 55 5596 0896 / 55 2563 9852

CUÁNDO IR

La mejor temporada es desde marzo a noviembre, aunque el invierno ofrece otro encanto con las colinas cubiertas de nieve.

DÓNDE DORMIR

  • Yereván
  • Grand Hotel Yerevan
  • Goris
  • Mirhav
  • Dilijan
  • Old Dilijan Tufenkyan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*