Chopard, una de las casas relojeras suizas más reconocidas a nivel mundial, ha creado dos piezas únicas para rendir homenaje a la riqueza cultural de México y a la pasión por la adrenalina automovilística. Ambas piezas se presentan en ediciones limitadas y resaltan aspectos icónicos de nuestra cultura. Conoce Chopard Mille Miglia Racing Stripes Mexico Edition y Chopard L.U.C Skull One.

Foto: Cortesía de Chopard

Por un lado, el Chopard Mille Miglia es, sin lugar a duda, la colección más representativa de la marca, y toma como inspiración el rally de autos clásicos que se celebra anualmente en Italia bajo el mismo nombre. Karl-Friedrich Scheufele, copresidente de Chopard, participa todos los años en la carrera y, mediante el Racing Stripes Mexico Edition, quiere apelar a la afición por las carreras automovilísticas en México. El cronógrafo recién lanzado por la marca es una producción limitada de 50 piezas y su apariencia se inspira en los clásicos que compiten en la carrera más bella del mundo.

Foto: Cortesía de Chopard

El Mille Miglia Racing Stripes Mexico Edition cuenta con una caja de acero de 42 mm y una tipografía elegante y clásica, sumamente legible y luminiscente que resulta perfectamente visible al piloto, incluso de noche. El reloj también cuenta con los instrumentos indispensables para registrar el tiempo durante una carrera; destacan sus pulsadores tradicionales para accionar el cronógrafo, con apariencia vintage y elegante, el segundero con manecilla en color rojo vivo para desgranar cada segundo de la carrera y, como es de esperarse en un reloj de carreras, un taquímetro al borde de la esfera.

Foto: Cortesía de Chopard

En 1950, la Federación Internacional de Automovilismo le atribuyó colores específicos a cada escudería, según el país que representan. En el caso de México, verde y rojo protagonizan esta versión del Mille Miglia por ser los colores de nuestro más preciado símbolo patrio. Aparecen sobre la esfera de esta pieza junto al logotipo de la carrera en el inconfundible rojo ‘rosso corsa’.

Foto: Cortesía de Chopard

Por otro lado, la Maison suiza también lanzó una pieza en honor a una de las tradiciones más simbólicas de nuestro país, el Día de Muertos. Esta festividad se remonta a tiempos prehispánicos y celebra el ciclo de la vida mediante ofrendas en altares a seres queridos que ya partieron de este plano y también genera conciencia acerca de la mortalidad. El L.U.C Skull One retoma la calavera, el elemento más simbólico de esta fiesta, y lo plasma en la esfera del reloj. El cráneo mexicano está detallado con motivos en forma de sol, de corazón o de flor, todos ellos elementos presentes en los altares.

Foto: Cortesía de Chopard

Este reloj edición limitada a 100 piezas se materializa en una caja de acero inoxidable DLC granallado de 40 mm y cuenta con un movimiento mecánico de carga automática L.U.C 93.52-L fabricado por los maestros relojeros de Chopard. Dentro de la caja laqueada se encuentra la calavera mexicana con cuatro números arábigos e índices en acabado dorado para crear un elegante contraste con el negro mate del reloj. La correa del L.U.C Skull One está cosida a mano y fabricada con cuero de becerro obtenido con estrictos criterios de responsabilidad y ética.

Foto: Cortesía de Chopard

México representa la máxima prioridad para Chopard en el mercado latinoamericano, así que no es extraño que hayan sacado estas piezas tan especiales para rendir un homenaje a la cultura del país. Ambos relojes plasman elementos emblemáticos de México en sus exclusivos diseños como homenaje a su cultura y su gente.

Escrito por: Justino Compeán