Cuando pensamos en los autos de producción más rápidos del mundo, al instante imaginamos un Bugatti Chiron o, incluso, un Koenigsegg Agera, pero los tiempos han cambiado y el récord del auto de producción más veloz del mundo ha sido reclamado por un hypercar norteamericano. Conoce el SSC Tuatara, el nuevo rey de la velocidad sobre asfalto.

Foto: sscnorthamerica.com

Jerod Shelby, fundador de SSC North America, piensa que todo es posible siempre y cuando creas en tus sueños y en ti mismo. En años anteriores, Shelby, junto con su equipo de ingenieros, había creado el auto de producción más veloz del mundo. El Ultimate Aero sostuvo el récord del 2007 al 2010, ya que logró alcanzar una velocidad de 412.21 km/h (256.14 mph), pero ese récord le fue arrebatado por otros hypercars. Ahora, SSC North America ha vuelto a tomar la corona con el SSC Tuatara.

Foto: sscnorthamerica.com

El SSC Tuatara es la culminación de una década de investigación y desarrollo para crear un auto que sea legal para circular en la calle, pero a la vez el más veloz del mundo. Este hypercar toma como inspiración un avión supersónico militar en cuanto a la perfección de su aerodinámica; no en vano el Tuatara consiguió el coeficiente aerodinámico más balanceado de su clase al mantenerlo en 0.279 cd. Esto le permite al auto conservar una distribución del peso equitativa y excelentes niveles de downforce incluso a máxima velocidad.

Foto: sscnorthamerica.com

Tuatara se impulsa gracias a un motor de 8 cilindros y 5.2 litros biturbo que produce 1750 caballos de fuerza. Este motor es muy complejo y si se alimenta con gasolina de alto octanaje es capaz de producir más potencia. SSC logró desarrollar el chasis del auto a partir de materiales sumamente ligeros y un diseño futurístico gracias a la colaboración de Jason Castriota, reconocido diseñador de autos. La combinación de un motor sumamente potente y un monocasco de bajo peso permite que Tuatara alcance una velocidad máxima promedio de 508.55 km/h (316 mph) -aunque la velocidad máxima obtenida fue de 532.93 km/h-, lo cual hizo posible que retomara la corona del auto de producción más rápido del mundo.

Foto: sscnorthamerica.com

La reclamación del récord se llevó a cabo el 10 de octubre en un tramo de la ruta 160 en el estado de Nevada. Oliver Webb fue el piloto profesional que realizó la prueba y levantó el Tuatara a velocidades que antes se creían inalcanzables para un auto de producción. Para confirmar la prueba, se emplearon 15 satélites certificados de alta precisión, se manejó el auto en ambos sentidos de la calle y se promediaron sus velocidades para evitar imparcialidades por la pendiente de la calle; asimismo, se empleó combustible común y corriente de 85 octanos y llantas de calle, no de pista. A pesar de todas las medidas, el SSC Tuatara se convirtió en el auto de producción más rápido del mundo y también rompió otros récords: Fastest Flying Mile on a Public Road a una velocidad de 503.92 km/h, Fastest Flying Kilometer on a Public Road a una velocidad de 517.16 km/h y Highest Speed Achieved on a Public Road a una velocidad de 532.93 km/h.

Foto: sscnorthamerica.com

La producción del SSC Tuatara será limitada a 100 unidades en todo el mundo y su precio excede los 1.6 millones de dólares. También existirá una versión del Tuatara que cuente con aerodinámica activa para los circuitos de carreras y velocidad; esta variante tiene un precio de 1.9 millones de dólares. Aunque el precio de un Tuatara no se compare con el de un Bugatti Chiron o un Koenigsegg One: 1, su desempeño es, sin duda, muy superior.

Escrito por Justino Compeán