Una de las industrias que más se ha visto afectada durante la crisis ocasionada por el COVID-19 es la de lujo. Según datos de Deloitte, dichas firmas generaron alrededor de 250 billones de dólares el año pasado; sin embargo, debido a la decreciente demanda de productos de lujo, se estima que sus cifras caigan considerablemente. A causa de esto, y con gran ímpetu por aminorar los casos de infección y generar una conciencia social contra el COVID-19, hoy en día ya son varias casas de moda, diseñadores y conglomerados los que se han unido a la batalla contra el virus, al destinar donaciones e iniciativas para contrarrestar los daños a la población mundial.

LVMH

 

El imperio familiar LVMH, propietario de numerosas firmas de moda como Dior, Loewe, Fendi y Givenchy, así como de distintas casas perfumeras entre las que destacan Guerlain y Acqua di Parma, ordenó la remodelación de sus unidades de producción de perfumes y cosméticos para fabricar y distribuir grandes cantidades de gel hidroalcohólico de forma gratuita.

Además, con el firme compromiso de ayudar a abordar la escasez de mascarillas quirúrgicas que Francia enfrenta actualmente, el grupo ha logrado asegurar la elaboración de 40 millones de máscaras que se producirán en las próximas semanas.

Adicional a esto, la empresa donó 2.3 millones de dólares a la Fundación de la Cruz Roja China, para ayudar a aliviar la escasez de suministros médicos en Wuhan.

lvmh.com

CFDA

Dirigido por el diseñador Tom Ford y de la mano de Anna Wintour, el premio CFDA —Council of Fashion Designers of America—, dedicado a impulsar el nuevo talento emergente dentro de la industria de la moda, donará los fondos de este año (700 000 dólares, aproximadamente) para ayudar a aquellas pequeñas empresas «cuyos trabajadores se han visto afectados por la pandemia y su impacto económico».

cfda.com

Dolce & Gabbana

La firma italiana instaurada en 1985, liderada por Domenico Dolce y Steffano Gabbana, designó una importante donación a Humanitas University en apoyo al estudio coordinado por el profesor Alberto Mantovani, con el objetivo de aclarar las deficiencias del sistema inmune al coronavirus SARS-CoV-2, en cooperación con los virólogos Elisa Vicenzi y Massimo Clementi, de la Universidad San Raffaele Vita-Salute.

Además, la casa de moda destinó apoyo a través de becas para estudiantes de la Escuela MedTec, con el objetivo de integrar y fortalecer la investigación del área de ingeniería biomédica.

“Ante estas tragedias de tan vasta escala, cada acción puede parecer insignificante. Incluso un gesto muy pequeño puede tener un significado enorme». Domenico Dolce & Steffano Gabbana

dolcegabbana.com

 

KERING

Con el fin de proporcionar una respuesta duradera a la pandemia actual, Kering, el grupo de lujo a quien pertenecen Balenciaga, Saint Laurent y Bottega Veneta, además de firmas de alta joyería como Boucheron, realizó una donación financiera al Institut Pasteur para apoyar la investigación referente al COVID-19. Aunado a este esfuerzo, la empresa global otorgó un donativo monetario a la Fundación Cruz Roja de Hubei para ayudar a combatir la propagación del virus.

Gucci, por su parte, y siendo la casa más grande bajo el paraguas de la empresa, produjo 1,1 millones de máscaras quirúrgicas para ser distribuidas dentro de la región de la Toscana, provincia donde inició la firma y la cual presenta gran necesidad.

kering.com

PRADA

Miuccia Prada y Patrizio Bertelli, su esposo y codirector de Grupo Prada, donaron seis unidades completas de resucitación y cuidados intensivos para los hospitales Vittore Buzzi, Luigi Sacco y San Raffaele, de Milán. Complementario a esta labor, Prada inició la producción de 80 mil trajes médicos y 110 mil mascarillas que se destinarán al personal sanitario de hospitales aledaños.

prada.com

BVLGARI

La empresa de alta relojería y joyería, radicada en Roma desde 1884, contribuyó a la lucha contra el COVID-19 al efectuar la donación de un microscopio 3D al Hospital Lazzaro Spallanzani, especializado en el estudio de enfermedades infecciosas del país. Dicha herramienta es crucial en el desarrollo de un mejor diagnóstico, una vacuna efectiva y, en última instancia, una cura, ya que gracias a su uso, el equipo a cargo de la investigación logró el aislamiento del virus en menos de 48 horas.

bulgari.com