El mar esconde muchas maravillas debajo de su superficie y, ahora, podrás acercarte a ellas gracias a NEMO, el submarino personal más compacto y ligero del mundo. Conoce el nuevo juguete desarrollado por U-Boat Worx.

Foto: weekend.perfil.com

NEMO es un submarino pensado para uso personal, aunque puede transportar hasta a dos pasajeros y sumergirse hasta 100 metros. Debido a su diseño revolucionario, se ha convertido en una de las piezas de tecnología más sofisticadas. NEMO tiene una velocidad crucero bajo el agua de tres nudos y el hub está hecho de acrílico transparente para que te dejes envolver por el mundo marino.

Foto: nemo-submarine.com

Operar a NEMO es muy fácil, ya que todo se hace mediante Manta controller, una especie de control remoto que te permite maniobrar con gran facilidad. La compañía ofrece capacitación para que las personas que adquieran este juguete sean capaces de operarlo. NEMO también cuenta con un control remoto inalámbrico, el Marlin controller; este permite maniobrar el submarino en la superficie aun cuando no está tripulado para facilitar el proceso de extracción.

Foto: nemo-submarine.com

NEMO cuenta con cuatro thrusters que le permiten desplazarse horizontal y verticalmente. U-Boat Worx desarrolló un sistema que funciona como piloto automático, ya que puede mantener la profundidad y la velocidad del submarino con solo presionar un botón. Este sistema es muy práctico para observar objetos de interés sin preocuparse porque las corrientes empujen a NEMO.

Foto: nemo-submarine.com

Sus dimensiones son compactas y su peso es ligero. Puede almacenarse en cualquier lugar, pues requiere menos espacio que dos jet skis, y pesa 2500 kg, así que puede ser remolcado por un auto sin problema. Estas características le permiten ser desplegado desde tierra, desde una rampa o desde un yate.

Foto: nemo-submarine.com

NEMO será producido en serie, así que las personas que pidan uno lo recibirán muy pronto. El precio de este juguete marino empieza en 975 000 euros; todo depende de cómo se personalice.

Escrito por Justino Compeán