Hoy en día, la competencia entre las empresas es enorme y cada vez se vuelve más difícil crear un negocio exitoso. Por eso, te compartimos una pequeña guía en la que encontrarás cinco pasos para aterrizar esa brillante idea y dar vida a una compañía sobresaliente.

Primer paso: análisis del mercado

Foto: tiendanube.com

Lo primero es conocer la competencia dentro de tu nicho de mercado; es decir, quiénes están solucionando el problema que tu deseas solucionar. Una vez que la tengas identificada, lo más conveniente es acercarte al consumidor para descubrir lo que no quiere, ya que las personas suelen ser poco específicas en cuanto a lo que quieren. De esta forma, podrás detectar los insights para tu empresa.

Segundo paso: proceso de validación

Foto: Wikipedia

Debes validar la idea con el mercado; es decir, expresar la solución al problema utilizando los insights obtenidos. El chiste es que los early adopters se enamoren de tu idea. El mercado está dividido en early adopters, early majority y late majority. Los EA son los que no necesitan recomendaciones de nadie para que les guste un producto. La EM necesita como mínimo cuatro recomendaciones para animarse a probarlo. Finalmente, la LM sigue la corriente.

Tercer paso: prototipo

Foto: icemd.com

Una vez que la idea esté validada y el mercado interesado, se crea el prototipo, así como el producto mínimo viable o MVP. Hay que tener en mente que estos no serán necesariamente el producto perfecto y final, pero deben mantener contento al cliente desde el principio.

Cuarto paso: bajar barreras

Foto: lampadia.com

No debes crear barreras que impidan a los clientes utilizar el producto. Por ejemplo, no debes elevar mucho los precios para obtener ganancias de forma rápida, pues lo único que provocarás es que la gente deje de comprar.

Quinto paso: medir, aprender y construir

Foto: robertofuel.wordpress.com

Siempre es importante medir los resultados; es decir, cuánto crece tu empresa tanto a corto como a largo plazo. Es necesario aprender constantemente del mercado y de las fallas que surjan para innovar y construir con base en lo aprendido.

Escrito por Almudena Compeán